Filosofía

Para nosotros es imprescindible la personalización, la individualización, porque cada persona es absolutamente única y diferente y requiere apoyos específicos a sus propias necesidades.

Por esta misma razón también consideramos fundamental la globalización de la atención. Las chicas y chicos y sus familias demandan respuestas a necesidades muy variadas, por eso intentamos abarcarlas desde una perspectiva global, conseguir que nos tengan como referencia personal y que puedan contar con nosotros. Este es un objetivo inicial prioritario. Después iremos asumiendo lo que esté en nuestras manos y asesorando y buscando los recursos y posibilidades necesarios, siempre con ello pero con nuestro acompañamiento.

Las realidades de los chicos y chicas con los que estamos suelen tener que ver con problemas de desestructuración familiar y personal grave, la falta de regularización en el caso de los inmigrantes, el internamiento en centros de tutela, reforma o terapéuticos, la falta de formación y cualificación, falta de recursos económicos y de trabajo, etc.

La dedicación más significativa es el apoyo y seguimiento personal que incluye actividades como la acogida, información y orientación, acompañamiento en gestiones, defensa jurídica en procedimientos penales, civiles y administrativos, cubrir necesidades básicas, buscar recursos de alojamiento, trabajo, formación…, apoyo a sus familias, atención psicológica, jurídica y social, acogida temporal o permanente en nuestras casas, etc.. Como ya hemos dicho, depende fundamentalmente de la realidad concreta de cada chaval. En general los procesos son largos y nuestra implicación se mantiene, en la mayoría de los casos durante años a través de soluciones integrales y personalizadas

En resumen, Fundación Raíces trabaja, sin ningún ánimo de lucro y por auténtica solidaridad, para conseguir mejores y más ayudas para ese sector de la población que entiende que más lo necesitan y para ello tratamos de abordar las dificultades de cada persona buscando soluciones integrales, individualizadas, imaginativas y lo más eficaces posibles que les posibiliten el desarrollo de una vida digna.

Es por ello por lo que Fundación Raíces siempre ha prestado sus ayudas directamente a la persona o grupos de personas que lo necesitasen, tratando de mantener con ellos una relación muy personal y directa.

Como consecuencia de nuestra implicación en la vida y realidad de los chavales, muchas veces nos vemos en la obligación de poner de manifiesto las injusticias y vulneración de derechos que padecen y que conocemos a través de ellos. Esta dimensión la solemos ejercer en coordinación con otros grupos o entidades.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR